sábado, 18 de mayo de 2013

Agroexportaciones: resultados que califican políticas


Las exportaciones argentinas cayeron más del 3% en 2012 (cuando las exportaciones en promedio de América latina crecían, como ejemplo en Bolivia un 21%; Uruguay, casi 12%; Ecuador, casi 9%; Colombia, 7,5%; México, 6,3% y América Central en su conjunto el 5,5%; desdibujándose así el argumento de que la razón principal de este fenómeno es exógena).
Mientras muchos auguraban una pronta recuperación en 2013, las ventas argentinas al exterior en los primeros meses de este año continúan exhibiendo caídas, y en niveles equivalentes a los de todo el año anterior: -3%. En el primer trimestre, como además las importaciones se elevaron 5% en razón del alza de las compras de energía, la balanza comercial fue superavitaria en solo 1310 millones de dólares (una preocupante disminución del 48% con respecto a igual período del año anterior, considerando la sensibilidad que la Administración Nacional exhibe frente estos guarismos), ante un total exportado de 17.376 millones de dólares (contra US$ 16.066 millones desembolsados en importaciones).
Para analizar las agroexportaciones en particular en el período, como enseña el profesor español Gustavo Villalobos, lo que requiere nuestro saber para no ser mera chacharrería es resistir el embate de la realidad.
Con sólo observar qué productos exportados caen en el primer trimestre de 2013 en sus ventas al exterior podemos extraer fáciles conclusiones: se exportó menos trigo, aceites de soja, biodiésel, leche entera en polvo, porotos de soja, maníes, cueros curtidos, carne congelada, pellets y harinas de soja. Todos ellos, afectados por serias regulaciones (como altas retenciones, prohibiciones, cupos y cuotas, modificaciones del marco normativo o económico de referencia, tipos de cambio reales distorsionados o retaliaciones sufridas por reacciones de otros países ante nuestras políticas restrictivas del comercio).
Contrario sensu, hay algunos productos en este lapso cuyas exportaciones se han elevado (aunque no lleguen a revertir la tendencia general) como cebada, maíz, sorgo, alimentos para animales, peras, carne de gallinas, pellets de girasol y ajos. Todos, mucho menos afectados por aquellas serias regulaciones. Pocas veces los resultados califican de semejante modo.
Hace unos años, mientras presentaba su testimonio de ser alguien que se enfrentaba a la muerte inminente, escuché decir a Andy Pausch que "experiencia es algo que consigues cuando no consigues lo que quieres". En relación a las agroexportaciones: esto podría aplicarse concluyendo que si lo que queremos es más producción (parece que así fuera, y especialmente es relevante esto por los últimos anuncios que apuntan a incrementar las ventas externas de trigo) o aún, al menos, mas dólares (claramente un objetivo del Gobierno por la estrechez cambiaria), la experiencia muestra que no es por el lado de más "administración del comercio" que vendrán los resultados. Siempre hay chance de corregir el rumbo. Para hacerlo, habría que reconocer que hay ocasiones en las que la experiencia nos ayuda cuando nos castiga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada